print-logo2
A+ A-

Evangelio de Jesús | Gospel in Spanish

pdf

Mensaje del Evangelio

–  Por favor lea lo siguiente:

Génesis 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios
Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado

Dios nos creó pero nosotros no le conocemos y estamos separados de Él a causa de nuestra naturaleza pecaminosa.  Nuestras vidas sin Dios no tienen significado ni propósito.  La consecuencia (el precio a pagar) de nuestro pecado es la muerte,  tanto espiritual como física.  La muerte espiritual significa estar separado de Dios.  La muerte física es el deterioro del cuerpo.  Si morimos en nuestro pecados estaremos separados de Dios eternamente y terminaremos en el infierno.  ¿Cómo podemos salvarnos de nuestros pecados y volver a Dios?  No nos podemos salvar a nosotros mismos porque no es posible que una persona pecaminosa se salve a si misma (así como una persona que se ahoga no se puede salvar a si misma).  Tampoco nos pueden salvar otros porque todos somos pecaminosos (una persona que se ahoga no puede salvar a otra persona que también se ahoga, ambos necesitan ayuda.)  Solo una persona que no tiene pecado nos puede salvar.  ¿Cómo podemos encontrar a una persona sin pecado en un mundo pecaminoso en el que todos han pecado?

Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro
Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eternal
Mateo 1:23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros
Juan 8:23 Y les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo
Marcos 1:11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia
Juan 8:36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres
Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios
Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios

Dios, quien nos creó y nos ama grandemente, nos da la solución.  Por su inmenso amor por nosotros envió a Su propio Hijo, Jesús, a morir por nuestros pecados.  Jesús no tiene pecado porque no es del mundo, y, mientras estuvo en la tierra, venció la tentación de pecar del diablo.  Su vida le agradó a Dios en el cielo.  Jesús tomó nuestros pecados y murió en la cruz por ellos.  Él es el Salvador de nuestras vidas  (Jesús nos pudo salvar porque Él no se estaba ahogando).  El propósito de que Jesús muriera en la cruz fue para pagar el precio de nuestros pecados y, por lo tanto, quitarnos nuestros pecados y restaurar nuestra relación rota con Dios.  Venimos a la vida de la muerte spiritual (separación de Dios) a través del poder de Dios.  Esta nueva relación se llama ser nacidos de Nuevo.  Esto restaura nuestro propósito en la creación y nuestra existencia, y nos da un verdadero significado y propósito para vivir.

Juan 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá
Romanos 6:9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él
Hechos 2:24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella
Romanos 14:9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven
Hechos 1:11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo

¿Cuál es la evidencia de que el sacrificio de la muerte de Jesús en la cruz por nuestros pecados fue aceptado por Dios en el cielo?  La evidencia es la resurrección de Jesús de los muertos por Dios.  Con la resurrección, se prueba que Jesús ha vencido a la muerte (O, en otras palabras, la muerte no tiene poder sobre Él.)  Ahora, por lo tanto, porque Jesús vive, podemos vivir también.  Su vida en nosotros nos da vida.  También, porque el resucitó, Él está vivo hoy.

Juan 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida
Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos
Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Juan 8:24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis
Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Romanos 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo
Romanos 10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado
Romanos 2:11 porque no hay acepción de personas para con Dios
Romanos 3:22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia
Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo

¿Como pueden ser quitados nuestros pecados y cómo podemos recibir esta vida nueva?  Creyendo en Jesús como nuestro Señor y Salvador.  Si nos arrepentimos de nuestras maneras pecaminosas y le pedimos a Jesús que nos perdone y salve, Él lo hará.  Jesús es el Hijo de Dios que vino al mundo a morir por nuestros pecados.  Cualquiera en la tierra que pone su confianza en Él recibirá perdón de Dios, será salvo de sus pecados (y del infierno) y recibirá nueva vida de Dios.  Dios no tiene parcialidad.  No es afectado por el país en el que vivimos, el lenguaje que hablamos, si somos ricos o pobres, hombre o mujer, joven o anciano, o cualquier otra diferencia física.  Todo el que crea y confiese a Jesús será salvo.  La siguiente es una oración que usted puede hacer si decide seguir a Jesús.

Dios en el cielo, gracias por enviar a Tu único Hijo, Jesús, a morir por mis pecados para que yo pueda ser salvo y tener nueva vida del cielo.  Me arrepiento de mis caminos y pido perdón por mis pecados.  Creo en Jesús y recibo a Jesús como mi Señor y Salvador.  Ayúdame y guíame para vivir una vida agradable a Ti en esta nueva vida que Tu me das.  Amen.

Si hizo la oración de arriba, pídale a Dios que le muestre una iglesia a la cual ir.  Hable con Dios en oración regularmente y Dios le hablará.  Escuche la voz de Dios.  Dios lo guiará.  Él lo ama y lo cuidará.  Puede confiar en Él.  Él nunca le falla a los que confían en Él. Dios es un Dios bueno.  Él es confiable.  Usted puede depender en Él con su vida.  Traiga sus necesidades a Él.  Usted es importante pare Él y Él lo bendecirá.  Dios dijo, “Nunca te dejaré ni te desampararé.”  Confíe en Dios.  Sea bendecido a través de Jesús.

Lea la Biblia regularmente, empezando con el libro de Juan.  Para más recursos en línea, haga click aquí.

Reina-Valera 1960